La historia de un heróico rescate

0

Y cuando han pasado varios días desde el incendio que destruyera casi una treintena de casas, en la parte alta de Los Maitenes, todavía siguen llamando la atención las historias que dejó la mayor tragedia ocurrida en nuestra comuna.

El reloj marcaba las 14.00 horas de este día jueves 3 de enero cuando una pequeña columna de humo comenzó a levantarse en las cercanías de la plazuela del sector.  Fuertes ráfagas de viento afectaban el lugar y en cosas de minutos, las llamas ya se habían incrementado considerablemente.

Las sirenas del cuerpo de Bomberos alertaron a sus efectivos  y en cosa de minutos una primera unidad se trasladaba al lugar del siniestro. A esas alturas una gruesa columna de humo ya se elevaba al cielo, siendo visible desde diversos puntos de la comuna.

El fuego, alimentado por el viento y el alto combustible del sector ya se había expandido por diversos sectores y comenzaba a destruir las primeras casas.

El fuego hizo estragos en el sector de Callejón Cabrera.

Pero Bomberos no fueron los únicos en responder a la emergencia. Carabineros de la 3ra comisaria de Limache ya se trasladaban al sitio afectado y entre ellos el subcomisario administrativo de la unidad, subteniente Carlos Cares Coñuenao.

El joven oficial, egresado hace poco de la Escuela de Carabineros, está iniciando su carrera profesional en Limache, ciudad por la que ha llegado a sentir un cariño especial.

En cosa de minutos, el oficial ya se encontraba en la calle Victoria con el Callejón el Peumo en donde inició la evacuación de los vecinos, ante la amenaza que  brindaba el fuego implacable.

En medio del intenso trabajo, hubo una situación que llamó su atención.

“En un momento me percaté que en una escalera, ubicada en la parte baja de la quebrada, un domicilio se estaba viendo afectado por la parte posterior. En el patio ya había llamas y un eucaliptus se quemaba. Verifiqué la situación y me di cuenta que al interior de la casa había una vecina pidiendo ayuda”, recordó emocionado el subteniente Cares.

Las imágenes están aún frescas en su memoria  “en ese instante no dudé y bajé corriendo, porque además nadie la había visto pidiendo ayuda. Fui con otro vecino y nos encontramos con una señora con discapacidad, que padece artrosis. No lo pensé dos veces y tomé a esta mujer con una técnica que aprendí durante mi proceso de formación, especial para cargar a una persona que se encuentra lesionada. La subí a mi hombro y quien estaba conmigo me sujetó por la espalda para que no me cayera mientras subíamos por la quebrada”.

Se trataba de María Chacana Bustamante, de 72 años de edad, quien en el momento del incendio se encontraba sola. “La ‘mano de Dios’ cubrió mi casa, hizo que llegara el Carabinero  a su camino y permitió que me salvara”,  dIría posteriormente.

“Ella se encontraba demasiado nerviosa, estaba descompensada. Por lo mismo su cuerpo era más pesado, pero de igual forma saqué fuerza de flaqueza y logré salvarla. En ese momento lo único que le decía era que no mirara hacia atrás, porque lo material se iba a recuperar y que su vida era lo primero” narró el subteniente Cares, quién tras lograr el rescate, encargo la mujer a sus vecinos para continuar con sus labores policiales.

Al día siguiente, el uniformado visitó a la mujer y logro ubicarla.  El momento fue emocionante. A sus vecinos ella les contó que un ángel le salvó la vida, porque además ella se encontraba sola en el domicilio, sus hijos y nietos no estaban en ese momento”, contó el carabinero.

La historia tuvo un final feliz.

La vivienda de María Chacana sólo resulto con daños menores en la parte posterior.

La mujer ha continuado sus labores habituales, mientras que el joven subteniente Carlos Cares  continúa en sus patrullajes preventivos en las calles de la comuna. Esta vez con más orgullo y responsabilidad de vestir el verde uniforme de la carabinas cruzadas.

Share.