La Calera, La Cruz y Quillota suspendieron fuegos artificiales para recibir el 2020

La medianoche del 31 de diciembre, en que se recibirá el Año Nuevo 2020, será quizás la que tenga los abrazos más apretados y los parabienes más abundantes, por el difícil momento que se ha vivido por el estallido social.

De hecho, en muchas ciudades del país, las sencillas muestras de afecto serán las únicas protagonistas de la despedida del 2019, ya que el cielo dejará de iluminarse con los clásicos espectáculos pirotécnicos.

Fue a principios de noviembre que en varias municipalidades de la Región Metropolitana se anunció la suspensión de los espectáculos de fuegos artificiales para recibir el 2020, por la escasez de recursos que se avizora para las familias como consecuencia de la crisis social.

Avanzado el mes, en la Región de Valparaíso las provincias de LLay Llay y Los Andes fueron las primeros en dar a conocer la misma decisión.

Esta semana, en dos comunas más de la zona interior, trascendió que La Calera y Quillota tampoco tendrán fuegos artificiales. En ambos casos, los recursos que se ahorarrán serán redistribuidos en otras iniciativas de carácter social.Lo mismo fue confirmado por el municipio de La Cruz, cuyo espectáculo artístico – cultural, y también acompañado de música y fuegos artificiales, no se realizará.

Cada fin de año la céntrica avenida José Joaquín Pérez, entre Iriarte y Latorre, en La Calera, se llenaba de color y música para despedir la Nochevieja, pero este año eso no se repetirá.

En vez de aquello, desde el municipio tomaron la decisión de destinar los recursos para reimpulsar el área de desarrollo social, y así ayudar en el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de la comuna.

Para lograr ese objetivo, en la próxima sesión del Concejo Municipal, la alcaldesa Trinidad Rojo Augusto propondrá a los ediles realizar las acciones necesarias para la redistribución de los recursos que se utilizaban en el espectáculo de fuegos pirotécnicos y la fiesta de Año Nuevo.

En ese sentido, la primera autoridad comunal indicó que el dinero será utilizado en darle “un impulso social que sin lugar a dudas será muy bienvenido entre los caleranos y caleranas que han sufrido.

La idea es poder dar un poco de alegría a las familias que más lo necesitan y que esta ayuda sirva para darles un poco de apoyo”.

Con la cancelación de la fiesta de Año Nuevo y el espectáculo piroténico en esta comuna, la municipalidad ahorrará 18 millones de pesos de las arcas municipales. Este monto será redistribuido para ayudar a diferentes personas y organizaciones de la comuna, lo que deberá ser ratificado por el Concejo Municipal en los próximos días.

En Quillota también decidieron no realizar la fiesta ni el espectáculo de fuegos artificiales para decirle adiós al 2019. Eso sí, esta será la segunda ocasión consecutiva en que la ciudad lo hace, ya que el año pasado tampoco hubo celebración por la difícil situación económica que atravesaban las arcas municipales.

Actualmente, para la municipalidad quillotana el panorama económico es bastante mejor que el del año pasado, ya que sólo el mes pasado logró bajar su deuda en un 50%. Si bien las finanzas ya no son un problema crítico para la actual administración municipal, se tomó la decisión de no derrochar el dinero que eventualmente podría haber sido usado en un espectáculo pirotécnico, porque en la comuna hay escasez de trabajo debido a los múltiples saqueos y los emprendedores han registrado bajas ventas.

Deja un comentario