Felices y emocionados se mostraron jovenes que participaron del encuentro mundial de jóvenes, en Brasil

Como una experiencia única y enriquecedora calificaron los limachinos, asistentes al encuentro mundial de LA Juventud celebrado recientemente en Rio de Janeiro y que fue presidido por el Papa Francisco.

La delegación fue recibida en el marco de una eucaristía celebrada en la Iglesia de las 40 Hrs. momento en que el presbítero Mario Lisperguer agradeció a Dios por la experiencia recibida por los muchachos.

DIACONO JAIME OCARANZAEn conversación con diario Crónica, el jefe de la delegación, diacono Jaime Ocaranza se mostró feliz y complacido con la experiencia vivida y que les permitió conocer en persona al Santo Padre y recibir de sus labios un sentido mensaje, que “debemos poner en práctica” según indicó.

El diacono señaló que no todo resultó lo fácil que pensaban “Llegamos y no nos estaba esperando nadie en Rio pero el señor apareció en el momento indicado y puso a la persona adecuada que nos llevó a la parroquia de Nuestra señora de la Salud. Al día siguiente nos mandaron a un colegio, con agua fría, durmiendo en una colchoneta y así empezamos la peregrinación.”

Contó que apenas establecidos en Río comenzaron las actividades: “Los chiquillos se fueron a bailar cueca a la misa de los chilenos mientras yo tenía que ir al sambódromo a buscar el kit de los peregrinos y que contenía todos los implementos de alimentación, y movilización.” dijo Escorza, recordando las primeras actividades vividas en Brasil.

Jaime Ocaranza señaló que la experiencia para él fue enriquecedora ya que por primera vez que iba a cargo de jóvenes “de tal forma que la responsabilidad era harto grande, pero siempre cuando el señor actúa se colocan de una manera especial. Todas las dificultades se fueron solucionando una detrás de otra. Nos juntábamos en la noche a hacer una reunión de evaluación, para corregir los detalles y acordar lo que íbamos a hacer al día siguiente.”

Al momento de recordar los momentos más emocionantes vividos en Rio de Janeiro, dijo que hubo una instancia muy hermosa: “fue cuando subimos a las 6 de la tarde al Corcovado y muchos de los muchachos lloraron y lo hicieron de emoción de estar al lado de esa inmensa figura de Cristo, en medio de todo Rio de Janeiro. Lloraron por haber podido llegar ahí, por el esfuerzo de las familias que se pusieron con las platas, del sacrificio del Padre Mario y de todos los que permitieron que pudiéramos haber llegado hasta allá. Fue un momento muy emocionante” recordó.

JAVIER CANTILLANAPor su parte el joven Javier Cantillana, 15 años de edad, estudiante del Colegio de la Santa Cruz en Limache calificó su viaje al encuentro Mundial de jóvenes como una experiencia maravillosa. “Ver al Papa ahí al lado genera una sensación que es imposible expresar con palabras.” dijo el muchacho recordando ese momento.

“La espiritualidad y fe que uno tiene aumenta mucho más al ver al sumo pontífice. Fue una muy buena experiencia. Era la primera vez que yo salía al extranjero y todo resulto maravilloso” señaló.
Dijo que tras esta participación en Río de Janeiro su fe se acrecentó mucho más. “Después de haberlo visto al Santo Padre en tres oportunidades y haber escuchado y sentido su mensaje creo que volvimos con una gran misión” señaló.

Al recordar una anécdota vivida durante su permanencia en Brasil dijo que “Fuimos a los baños y a la vuelta estaba la policía cerrando el paso. Nos dijeron que no podíamos pasar sino hasta las 10 de la mañana y recién eran las 8. Pusieron unas rejas y ahí nos quedamos. En eso vimos el helicóptero del Papa que iba al aeropuerto y como 15 minutos después lo vimos pasar. Fue algo maravilloso e increíble. “recordó con emoción.

DANITZA LIRAIguales conceptos vertió la joven Danitza Lira, de 16 años de edad , estudiante de tercero medio, en el liceo bicentenario Mary Graham de villa alemana.

Dijo que “Fue un encuentro muy agradable. Ver a muchos jóvenes que sienten algo muy parecido a uno es muy importante. Emociona ver al Papa… sentí una emoción increíble al ver que es tan humilde” dijo la muchacha.

Finalmente calificó de experiencia de maravillosa ya que fuera de conocer al Santo Padre y recibir su mensaje pudieron conocer a mucha gente, “vimos mucha gente de diversos países con los que intercambiamos recuerdos y algo de nuestra cultura. Lo hermoso es que nos unía un mismo ideal.” Dijo la joven.

JOVENES

Deja un comentario