Eliana Masseis: el único almacén de Lliu Lliu con Transbank

“Nuestra Premisa siempre fue, que los trabajadores del sector, todo lo hagan en nuestro local, y no tengan que ir al pueblo a comprar o pagar sus necesidades y gasten 1.700 pesos sólo de ida en el colectivo”, señaló Juan Valenzuela, dueño del negocio familiar que satisface de sus necesidades a todos los trabajadores del alrededor.

Una casa familiar, con un negocio que alguna vez funcionó y que ya estaba cerrado, fue como Juan junto a su mujer e hija, tomó luego que su madre falleciera y su padre no supiera qué hacer con la casa. Diseñador gráfico de profesión, tenía un buen trabajo en la capital, pero todo lo dejó por ir a emprender a Lliu Lliu, a la casa de sus padres, donde muchos veranos disfrutaron con su familia.

“Un día le propuse a mi mujer venirnos y empezar de cero, hacernos cargo de la casa y me dijo que si… a la semana ya nos habíamos mudado”, recuerda Valenzuela.

Partieron de cero, el lugar donde comenzaba el negocio era un pequeño garaje que el padre de Juan usaba para almacenar “cachureos”. “mi padre juntaba todo tipo de cosas que iban a votar o que algún día serviría de algo en ese cuarto, nosotros con mi mujer despejamos, y acondicionamos para comenzar con un negocio, al principio eran cosas básicas, después nos pedían hasta guincha aisladora, estamos en un sector rural, por ende la demanda es diferente”, recordó Juan.

El Almacén Eliana Masseis comenzó con un pedacito de terreno confeccionado como galpón, se agrandaron, y fueron armando su negocio poco a poco, llegaron a SERCOTEC, postularon al programa Capital Semilla Empresa, e implementaron muebles nuevos, paneles solares para ahorrar en energía, cambiaron el aspecto del local, e implementaron tecnología para poder satisfacer a todo aquel que comprara en su tienda.

“Comenzamos como un negocio local, ahora tenemos caja vecina, pagan pensiones, pagan cuentas, hacen giros, pueden pagar con visa, redcompra, tenemos todas las comodidades para que no tengan que ir al pueblo a pagar la luz o el agua, pueden hacerlo aquí”, señaló orgulloso Juan Valenzuela.

La idea de este almacén, es poder satisfacer a los clientes diarios, que son los trabajadores, como también, los turistas que llegan a pasar el fin de semana en condominios cercanos que sólo se habitan los fines de semana.

Deja un comentario