Con celebración de domingo de ramos se inició festividad de Semana Santa

Con la tradicional celebración del domingo de Ramos, se inició en todo el mundo cristiano la celebración de la Semana Santa.

En Limache los diversos templos católicos prepararon sendas actividades que se desarrollarán durante toda esta semana lo que permitirá a los fieles renovar su fe y meditar sobre el sacrificio de Jesús en la Cruz.

En el templo de las 40 horas, cientos de fieles participaron de la bendición de los ramos lo que tuvo lugar en el frontis de la parroquia, oportunidad en que el cura párroco Pbro. Mario Lisperguer bendigo las palmas que los fieles portaban en sus manos, para luego dar paso a la lectura del santo evangelio.

domingo de ramos 2En tanto, en la parroquia de Lourdes, enclavada en pleno centro de San Fco. de Limache, la celebración tuvo lugar en la pérgola del parque Brasil, desde donde salió una pequeña procesión rumbo al templo en donde el Pbro. Jorge Correa ofició la santa Misa.

Domingo de Ramos recuerda la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, resumiendo los dos puntos fundamentales de la Pascua: La Pasión y Muerte de Cristo y su Resurrección gloriosa.

La liturgia del Domingo de Ramos es una de las más intensas de la Semana Santa y del año litúrgico que junto con las del Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección forman las celebraciones principales del año. El Domingo de Ramos es un día alegre y triste a la vez. La liturgia del Domingo de Ramos comienza con la bendición de las palmas y ramas de olivo. Los sacerdotes entran en procesión (la cual suele ser más larga que lo habitual) a celebrar la Misa. El color de éste día es el rojo, que representa a Jesús como rey en su entrada triunfal en Jerusalén (el rojo es color de reyes) y la Pasión del Señor (el rojo es el color de la sangre), celebrándose ambas en éste día.

La Biblia menciona que cuando Jesús llegó a Jerusalén, la ciudad más importante, para celebrar la pascua, Jesús les pidió a sus discípulos traer un burrito y lo montó.

domingo de ramos 3Había mucha gente (niños y adultos), algunos habían estado presentes en los milagros de Jesús y habían escuchado sus parábolas, lo esperaban para recibirlo como un rey, le cantaban cánticos y salmos, y lo alababan con palmas en las manos.
La gente tendía sus mantos por el camino y otros cortaban ramas de árboles alfombrando el paso. Los que iban delante y detrás de Jesús gritaban: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!”. (Hosanna significa “¡viva!”).
Las palmas y los olivos
De acuerdo a los Evangelios en el momento en que Jesús de Nazaret entró triunfalmente a Jerusalén, una gran multitud, llevando en las manos palmas y hojas de olivos, lo aclamaba como el Hijo de Dios.
Estas dos plantas tenían un gran valor en los pueblos de medio oriente. De ellos obtenían pan, vino, vinagre y miel.
De la palmera también obtenían fibras para tejidos y de los troncos, carbón para los herreros.

La palma era para el pueblo judío, símbolo de riqueza y fecundidad. La tradición cristiana celebra este momento el Domingo de Ramos reconociendo al Hijo de Dios como el que posee y da la verdadera riqueza que no acaba.

Los ramos no son algo así como un talismán o un simple objeto bendito, sino el signo de la participación gozosa en el rito procesional, expresión de la fe de la Iglesia en Cristo, Mesías y Señor, que va hacia la muerte para la salvación de todos los hombres. Por eso, este domingo tiene un doble carácter, de gloria y de sufrimiento, que es lo propio del Misterio Pascual.

DOMINGO DE RAMOS

Deja un comentario