Niño con cáncer cerebral es nombrado Carabinero honorario en Limache

Una emotiva ceremonia se vivió la mañana de este miércoles al interior de la Tercera Comisaría de Carabineros de Limache cuando  un pequeño de tan sólo 7 años de edad y quien padece de cáncer al cerebro fue investido como Sargento Primero de la institución, cumpliendo así su sueño de querer ser policial “cuando grande”.

El caso, que conmovió al personal policial, comenzó a gestarse hace dos semanas cuando Carabineros de Limache recibió una solicitud para incorporar a sus filas, de forma honoraria, al pequeño Oscar León Quevedo, de 7 años de edad, quien padece de cáncer cerebral y que se encuentra desahuciado por los médicos, según comentó a la prensa el comisario de la unidad policial, Mayor  Rodrigo Ajraz Cortés “cuando recibimos la petición  nosotros la acogimos de inmediato y en dos semanas ya se había adoptado la decisión de hacerlo Carabinero honorario lo que refleja el cariño que tenemos hacia la comunidad y los niños”.  El jefe policial destacó el hecho que pese a que diariamente los policías luchan contra la delincuencia, también tienen esposa e hijos y este lado sensible que los tocó profundamente.

Fue así como la mañana de este miércoles una delegación policial, al mando del capitán Roberto Toro se trasladó hasta la vivienda del menor, en el sector de El Belloto, en la comuna de Quilpué, para traer al niño hasta Limache, viaje que realizó a bordo de un radiopatrullas, el que estuvo escoltado por dos motoristas de la institución.

A su ingreso al sector jurisdiccional de Limache, el “pequeño Carabinero”   efectuó un patrullaje preventivo a bordo del vehículo policial y mantuvo fluido contacto con la Central de Comunicaciones (CENCO) y con sus colegas policías, para luego trasladarse hasta la comisaría limachina en donde era esperado por el jefe de unidad y una formación  de Carabineros, quienes del dieron la bienvenida y participaron de la ceremonia cuya parte central se centró en la colocación de las nuevas presillas de Sargento Primero que le fueron impuestas por el propio mayor Ajraz y la madre del pequeño Oscar, la Señora Berta Quevedo, en medio de la emoción de los presentes y en especial de sus nuevos camaradas.

En conversación con la prensa, Berta Quevedo dijo sentirse profundamente emocionada ya que el ser Carabinero era uno de los sueños de su pequeño hijo “estoy muy contenta porque él siempre ha querido ayudar a la gente a cruzar las calles, a los viejitos… no importa que no ganara mucho y ha si lo ha dejado claro en varias oportunidades”.  La madre del menos agregó que su hijo siempre conversa con otro amiguito y su tema central es que ellos van a ser Carabineros cuando grande para ayudar a la gente. Al referirse a la condición de salud del pequeño Oscar, su madre indicó que cada vez los exámenes salen más malos y los plazos de un desenlace fatal se acortan “ puede ser en una semana,  un mes,   sólo nos resta esperar el día ya que no hay medicamentos para lo que él tiene. Ya fue operado y se retiró todo lo malo pero en el último examen apareció que la enfermedad volvió y más agresiva que la primera vez, de hecho su brazo derecho ya no le responde”.

Tras la ceremonia y los abrazos de felicitaciones de sus nuevos “camaradas de armas”  que le dieron la bienvenida a la institución vino un pequeño coctel en donde el nuevo funcionario de Carabineros de Limache lució orgulloso su uniforme y sus nuevas presillas de Sargento Primero, indicando brevemente que se encontraba feliz porque ya era policía y ahora podrá ayudar a la gente a cruzar la calle, como siempre ha sido su sueño.

El instante en que el Mayor Rodrigo Ajraz y la madre del menor, Berta Quevedo le colocan las presillas como Sargento Primero.
El instante en que el Mayor Rodrigo Ajraz y la madre del menor, Berta Quevedo le colocan las presillas como Sargento Primero.
El niño Oscar León Quevedo, nuevo funcionario honorario de Carabineros de Limache
El niño Oscar León Quevedo, nuevo funcionario honorario de Carabineros de Limache