El drama tras el incendio del Hogar “La Isla”

Recorren el sector por entre escombros y restos quemados de lo que fue una verdadera tragedia, ocurrida hace algunos días cuando el fuego arrebató la vida de dos ancianas, destruyó las instalaciones del Hogar “La Isla”  y dejó a 28 abuelitos sin lo que había sido su techo en los últimos años.

A cada paso que dan, la mirada se vuelca hacia un sector diferente…. “aquí estaba nuestro comedor” …   o  “aquí los abuelitos tomaban el sol y se comían el postre”, dicen, en medio de negruzco paisaje que ofrecen los restos del incendio.

De repente una de ellas se agacha y de entre las cenizas recoge algún objeto que le pertenece, mientras otra encuentra su cartera y logra rescatar un juego de llaves. Son las funcionarias que trabajaban en el lugar y que ahora, a varios días de ocurrida la tragedia, se niegan a que les saquen “a nuestros abuelitos”  como ellas los denominan.

Diario Crónica conversó con ellas en medio de las cenizas y restos de lo quedó del hogar y sus palabras, llenas de pena e impotencia, apuntan hacia la SEREMI de Salud, por lo que ellas denominan  “una persecución sin fin”

Gladys Fuentes dice con un dejo de tristeza  “nuestra jefa siempre trato de legalizar todo este tema, para que el hogar no funcionara “clandestinamente”  aunque nunca fue así `porque toda la gente sabía de la existencia de éste lugar. De hecho el municipio siempre ayudó en aquellas materias en que nuestra jefe no podía suplir (sic)…  si hasta Carabineros llegaba aquí con abuelitos para que los tuviéramos alojados una o dos noches, de acuerdo a la necesidad y si aparecía su red familiar.”

Agrega que efectivamente faltaban algunos permisos, pero que se debió principalmente a que nunca dejaron a la jefa  que legalizara todo “siempre venían con cada exigencia, y cuando se cumplía esa venía otra, y cuando venían a chequear esa,  pedían otra”.

En relación al fututo de los abuelos, es una de sus mayores preocupaciones “van a ser destinados, no tienen familia, se supone que su familia eramos nosotros y ahora se van y no podemos hacer absolutamente nada. Los están repartiendo como repartir un mueble” dice con impotencia en sus palabras.

Gladys agrega que “muchos de ellos tiene  alzheimer  y muchas enfermedades pero son personas y lo que es peor es que la SEREMI de salud no se da cuenta del daño emocional que se le está causando a cada adulto mayor. Hay muchos abuelos e incluso los pocos que se fueron con familia, estos han estado  llamando a la jefa para decirle… Sra Lupe por favor, ya no quiere estar acá, quiere que lo vengan a buscar, ya no sé que hacer…  entonces ahí se entiende el apego porque ellos la miraban como mamá, y los que están en hogares están todos desesperados”  y ese es nuestro pesar de nosotras como funcionarias, que no se están preocupando de ellos.

Y respecto del futuro de los ancianos la sentencia es estremecedora “ con el dolor de nuestro corazón tenemos claro que muchos abuelitos se van a morir… nos duele mucho decirlo pero muchos abuelos van a morir de pena, les va a dar una depresión terrible, porque no se están preocupando del daño emocional que le están causando…los están tratando como muebles.”

Finalmente Gladys Fuentes que lo que ellas piden a la SEREMI de Salud es que les den un tiempo para arrendar una casa “tenemos mucha ayuda de gente que nos quiere ayudar en eso, de buscarnos un sitio, una casa grande, donde podamos reunirlos pero no nos están dejando porque ya nos van a desprender de ellos. Son nuestra familia, nuestros niños, que así son los abuelos.”

trabajadoras hogar

Deja un comentario