Boric en su primer discurso como Presidente: “no estaríamos aqui sin las movilizaciones de ustedes”

Santiago, 11 de marzo de 2022. El Presidente Gabriel Boric es fotografiado en el Palacio de La Moneda durante la jornada de su envestidura como la maxima autoridad nacional por los proximos cuatro anos. Marcelo Hernandez/Aton Chile

A las 19:52 horas de este viernes, el Presidente de Chile, Gabriel Boric, salió al balcón de La Moneda para dirigir su primer discurso ante la ciudadanía en su calidad de Mandatario tras asumir oficialmente en una ceremonia que se realizó pasado el mediodía en el Congreso, en Valparaíso

En su alocución que se prolongó por cerca de 20 minutos, el Mandatario afirmó que en nuestro país “nunca más se repetirán las violaciones a los Derechos Humanos”, aludiendo a las causas penales generadas durante las manifestaciones del estallido social del 2019.

“Esta tarde les hablo, por primera vez, como nuevo Presidente de la República. De todos los que habitamos este país, que tanto queremos y cuanto queremos a Chile, que ha sufrido tanto y que tantas alegrías nos ha dado”,
 comenzó señalando.

“Gracias infinitas por darme este honor, a ustedes, a quienes nos están viendo en sus casas, a lo largo y ancho de todo nuestro país. También a mi familia incondicional, a nuestro gabinete, nuestros equipos, y personalmente a Irina (Karamanos)”, añadió.

Boric advirtió que nuestro país, “en solo en un puñado de años, y ustedes lo han vivido, ha debido atravesar terremotos, catástrofes, crisis, convulsiones, y una pandemia mundial. Y violaciones a los Derechos Humanos, que nunca más se repetirán en nuestro país, pero siempre nos sacudimos el polvo, nos secamos las lágrimas, ensayamos juntos una sonrisa, nos arremangamos y seguimos. Chilenas y chilenos, siempre seguimos”.

El nuevo gobernante resaltó “la emoción que he sentido hoy día al atravesar la Plaza de la Constitución y entrar a esta Palacio es profunda, y necesito compartirla con ustedes. Son parte protagónica de este proceso, el pueblo de Chile, no estaríamos aquí sin las movilizaciones de ustedes”.

En esa línea, remarcó que “no llegamos aquí para llenar cargos y solazarnos entre nosotros, para generar distancias inalcanzables. Llegamos para entregarnos en cuerpo y alma al compromiso de hacer mejor la vida de nuestra patria”.

“He visto sus caras recorriendo nuestro país. De las personas mayores, cuya pensión no les alcanza para vivir, porque algunos decidieron hacer de la previsión un negocio. Las de quienes se enferman, y sus familias no tienen como costearle los tratamientos. Las de los estudiantes endeudados, las de los campesinos sin agua, por sequía y saqueo”, destacó.

También afirmó ver las caras de “las de las mujeres que cuidan a sus niños con TEA (Trastorno del Espectro Autista), que en cada lugar de Chile me las encuentro, a sus familiares postrados, a sus bebes indefensos. Las de las familias que siguen buscando a sus detenidos desaparecidos, que no dejaremos de buscar. De las de las disidencias y diversidades de género, que han sido discriminadas y excluidas por tanto tiempo. De los artistas que no pueden vivir de su trabajo, porque la cultura no es suficientemente valorada en nuestro país. DE las dirigentes sociales que luchan por el derecho a la vivienda digna en las poblaciones. De los pueblos originarios, despojados de su tierra pero nunca de su historia”

“De la clase media acogotada, de los niños y niñas del Sename , nunca más. Las caras de las zonas aisladas, cómo el Magallanes de donde vengo, de quienes viven en la pobreza obligada, con ustedes es nuestro compromiso”, anunció.

“VAMOS A VIVIR TIEMPOS DESAFIANTES Y COMPLEJOS”

Ratificó que impulsará el proyecto de 40 horas laborales semanales. Además, reiteró su intención redistribuir la riqueza, aunque advirtió que “vamos a vivir tiempos desafiantes y complejos”, aludiendo a la pandemia del Covid-19 y a la recesión económica mundial.

Boric advirtió que “iniciar mi mandato es hacerme parte de una historia que nos excede a todos, pero al mismo tiempo nos da forma, sentido y dirección a nuestra mirada. Por acá pasaron miles de personas que hicieron posible la expansión de la educación publica, el reconocimiento progresivo de los derechos de las mujeres y las disidencias en el país y en la casa. La democratización del país, el reconocimiento de los derecho sociales”.

Luego aludió a que “por este lugar pasó Balmaceda y su dignidad chilena, Pedro Aguirre Cerda y su gobernar es educar -citando a Valentín Letelier-, Frei Montalva y la promoción popular, el compañero Salvador Allende y la nacionalización del cobre, Patricio Aylwin y la recuperación de la democracia, Michelle Bachelet abriendo caminos inesperados con la protección social”.

“Aquí se escuchan los ecos de quienes anónimamente se han levantado contra la opresión, defendiendo los derechos humanos, exigiendo verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición.
 Por acá resuena el clamor feminista y su lucha por la igualdad. Y algunos se acordaran de las 1800 horas corriendo alrededor de la moneda por la educación”, complementó.

Sin embargo, el gobernante lamentó que “estas paredes también han sido testigos del horror de un pasado de violencia y opresión, que no hemos olvidado y no olvidaremos. Por donde hablamos hoy, ayer entraban cohetes, y eso nunca más se puede volver a repetir”.

También remarcó que “en el difícil camino de los cambios que la ciudadanía decidió echar a andar en unidad, viene a mi mente y mi corazón, los días en que marchábamos juntos por un futuro digno. ¿Hacía donde marchábamos compatriotas? No va a ser este gobierno el fin de esa marcha, vamos a seguir andando, y el camino va a ser largo y difícil”.

“Pero hoy los sueños de millones de personas están acá empujándonos, dándonos sentido, para llevar a buen puerto los cambios que la sociedad demanda”, añadió.

De esta forma, aseveró que “mi sueño es que, cuando terminemos nuestro mandato, y hablo en plural -porque esto no se trata de mí- podamos mirar a nuestros hijos, a nuestras hermanas, a nuestros padres, a nuestras vecinas, a nuestros abuelos, y sintamos que hay un país que nos protege, nos acoge, nos cuida, que garantiza derechos y retribuye con justicia el aporte y sacrificio que cada uno hace para el desarrollo de nuestra sociedad”.

“Quisiera que la gente de Puchuncaví y Coronel van a mirar hacia el futuro y sepan que sus hijos no van a crecer en contaminación, algo tan básico. Que los trabajadores de Lota no van a seguir viviendo en la pobreza”,
 añadió.

“Que las comunidades de pescadores artesanales de la Provincia de Cardenal Caro podrán seguir desarrollando sus actividades tradicionales. Que los niños de Alto Hospicio sepan que también van a poder acceder a una vivienda digna. Que los vecinos de Antofagasta, -Maipú, Hualpén, sientan tranquilidad al volver a sus trabajos y tengan tiempo para vivir junto a sus familias”, complementó.

En esa línea, anunció que “por eso, como hemos comprometido, impulsaremos las 40 horas”.

CRISIS EXTERNAS E INTERNAS

Posteriormente, el Presidente Boric adelantó que “el cumplimiento de nuestras metas no será fácil. Que enfrentaremos crisis externas e internas. Que cometeremos errores. Y que esos errores, los deberemos enmendar con humildad, escuchando siempre a quienes piensan distinto y apoyándonos en el pueblo de Chile.

Aseguró que “vamos a vivir tiempos desafiantes y complejos. La pandemia sigue su curso con un saldo de dolor y pérdida de vida que nos va a acompañar mucho tiempo”.

De esta forma, pidió pensar “en quienes se han ido y quienes nos han dejado. En el dolor que tiene cada familia en su intimidad, por quien ha partido y no volverá”.

“Tenemos que abrazarnos como sociedad, volver a querernos, volver a sonreír. Esto, más allá de discursos y de lo que está escrito, que diferente es cuando en un pueblo nos queremos, no desconfiemos el uno del otro, nos apoyamos. Le preguntamos a nuestro vecino como está, apoyamos al trabajador de al lado. (…) Eso es lo que tenemos que construir compatriotas”, solicitó.

También acusó que “la economía sigue resentida, y que el país necesita ponerse de pie, crecer, y repartir de manera justa los frutos de este crecimiento. Porque cuando no hay distribución de la riqueza, cuando la riqueza se concentra en unos pocos, la paz es muy difícil”.

“Necesitamos redistribuir la riqueza que producen los chilenos y chilenas, quienes habitan nuestra patria”, complementó.

Además, remarcó que “a todas estas dificultades se suma un contexto internacional marcado por la violencia en muchos lugares del mundo, y hoy también por la guerra. Y en esto quiero ser claro, Chile promoverá siempre el respeto de los Derechos Humanos, sin importar el color del gobierno que los vulnere”.

About Post Author