Boric pidió tranitar 40 horas “con la celeridad que merecen las familias”

Santiago, 19 de agosto de 2022. El Presidente de la Republica, Gabriel Boric, junto a la Ministra de Desarrollo Social y Familia, Jeannette Vega, realizan anuncios vinculados a programas Fosis; en el Centro Comunitario Santa Ines de Curico. Dragomir Yankovic/Aton Chile

El Presidente Gabriel Boric encabezó este martes la presentación de las indicaciones del Gobierno para tramitar el proyecto que busca reducir de 45 a 40 las horas de trabajo semanales.

El Mandatario hizo un llamado al Congreso a tramitar la iniciativa con “la celeridad que merecen las familias chilenas”, destacando que tiene una “urgencia razonable”. Además, recordó los argumentos en contra que recibió la propuesta cuando fue ingresada por la entonces diputada Camila Vallejo y su par Karol Cariola (PC).

“La ministra Vallejo es muy educada en el sentido de no recordar frases de oro, que vale la pena poner sobre la mesa. Porque proyectos como este, debieron enfrentar una oposición muy dura”, indicó el Mandatario.

Boric acusó que “nos dijeron que Alexis Sánchez no hubiese podido patear el penal en la Copa América contra Argentina, cuando la pica en ese último penal, o que los brigadistas de Conaf no hubiesen podido apagar los incendios, porque se hubiesen cumplido las 40 horas y se hubiesen tenido que ir para la casa. Esos eran algunos de los argumentos que se esgrimían en el momento que el proyecto avanzaba”.

Luego destacó que “al ver la resistencia que generaba un proyecto de estas características en el Parlamento, las mocionantes, en conjunto con la bancada por 40 horas, decidieron algo que me parece muy importante, y que tiene que ser una enseñanza para nuestro Gobierno también: ampliar la base social con la cual se empujaba este proyecto, y formar una coordinadora por las 40 horas”.

“Incorporaron sindicatos, sociedad civil, pymes, conversaron con empresarios, y fueron acumulando cada vez mayor fuerza donde además, con argumentos técnicos sólidos y experiencia comparada, se hacía un proyecto inexorable”, resaltó.

Posteriormente aludió al estallido social, recordano que “el 18 de octubre de 2019 teníamos el festival de las 40 horas. Sin embargo, ese día partió el estallido y las agendas de todos cambiaron. Pero bien vale la pena recordar que uno de los motivos más profundos del estallido social tiene que ver justamente con la calidad de vida, la sensación de abuso, de agobio. Y este proyecto apunta al centro de esa problemática”.

Incluso, el Presidente fue más atrás y apuntó a cuando el exmandatario Ricardo Lagos “hace 15 años rebajó la jornada de 48 a 45 horas, también hubo quienes se opusieron. Hubo hartas voces que se opusieron, y pronosticaron males importantes para la economía”.

“Hoy pasa algo parecido. Sin embargo, se ha ido generando una transversalidad que me parece tremendamente destacable. Por eso, es valorable la composición de quienes están presentes: el Gobierno, el Parlamento, con los presidentes y presidentas de las comisiones de Trabajo de ambas cámaras, de Gobierno y oposición”, resaltó.

A ellos sumó “pymes que han decidido avanzar por su cuenta antes de la ley, trabajadores y trabajadoras, organizaciones centrales sindicales, representantes de las grandes empresas, que muchos de ellos se han sumado previamente a esto”.

Explicó que “ese diálogo social que lo habíamos ensayado antes, a propósito del sueldo mínimo, donde llegamos a un acuerdo significativo e importante con las pymes para implementarlo, es lo que permite que hoy día presentemos estas indicaciones con alto nivel de acuerdo”.

“Por eso, a este proyecto también le hemos puesto una urgencia razonable para que pueda ser debatido en el Parlamento, pueda ser perfeccionado en la medida que parlamentarios y parlamentarias así lo estimen. Pero con la convicción de que tiene que avanzar”, explicó.

Además, el Jefe de Estado remarcó que la tramitación en el Parlamento “tiene que avanzar también conscientes de las vicisitudes a las que nos enfrentamos. Por eso, este proyecto incorpora la gradualidad, para que las diferentes empresas, según su realidad, vayan adaptándose a esta nueva jornada”.

Posteriormente, Boric realizó la siguiente reflexión: “¿Cuánto vale un cuento?, ¿cuánto vale una canción en la noche?, ¿cuánto vale poder salir a caminar, respirar, después de la jornada laboral, salir a pololear?, ¿cuánto vale pasar tiempo en familia o tiempo solo reflexionando, pensando en lo que fue la jornada y lo que viene?”.

“Eso seguramente no entra en los índices estandarizados de productividad. Ahora cada vez más se han ido incorporando estas variables. Pero sin lugar a dudas es importante, porque la pregunta que debe hacerse el Gobierno es también por la felicidad, el buen vivir”, agregó.

En esa línea, Boric aseveró que el proyecto de 40 horas “dialoga” con la iniciativa que busca avanzar hacia un Sistema Nacional de Cuidados.

Antes de concluir, el gobernante afirmó que “cuando los tiempos son turbulentos, cuando el ánimo político es difícil, más que pensar en solo las conversaciones y el diálogo entre La Moneda y el Parlamento, tenemos que volver al sustento natural de nuestro gobierno, que es el pueblo de Chile”.

“Tenemos que sostenernos en las organizaciones de trabajadores y trabajadoras, barriales, vecinales. La política no es solamente las instituciones. Por cierto que tenemos que cuidar las instituciones, sin instituciones no hay política, pero no podemos reducirla a ellas”, complementó.

Al concluir, aseguró confiar “plenamente en que parlamentarios y parlamentarias van a tramitar este proyecto con la celeridad que merecen las familias chilenas. Es un proyecto pro-familia, apunta al buen vivir, y no me cabe duda que estas mejoras son medios indispensables para acercarnos a un nuevo Chile, más justo e inclusivo”.

About Post Author