Colo Colo estira su supremacía, se aleja en la cima y la U lleva 3.066 días sin ganar un Superclásico

El 5 de mayo de 2013 fue la última vez que Universidad de Chile le ganó a Colo Colo un Superclásico. Han pasado 3.066 días de aquel encuentro y los azules siguen sin festejar ante el archirrival, porque este domingo se inclinaron por un claro 3-1 en Rancagua.

Los albos entraron a otro ritmo, con ganas de “comerse” a un rival que estaba muy perdido, sobre todo en la salida, donde cometían errores groseros y los defensas salían a marcar lejos, lo que iba a generar el primer tanto.

A los 6’ Osvaldo González fue a buscar a la mitad de la cancha al Colo Gil, le hizo falta, pero la jugada siguió por la izquierda, donde se escapó Pablo Solari, quien entregó un pase filtrado para Gabriel Suazo, que quiso dominar el balón, aunque le salió pase para Marcos Bolados, que con un cachetazo dejó sin opciones a Fernando de Paul. Balde de agua congelada para la U.

Los punteros estaban con ganas de más, y más, lo que se trasladó al marcador de inmediato, porque Solari recogió un rebote tras una pelota muerta, tiró un centro venenoso para Gabriel Costa, que cabeceó al palo, y en el rebote la tiró adentro de su arco Ramón Arias. Colo Colo ya llevaba dos tantos, en apenas 10 minutos.

La tienda que dirige Esteban Valencia no despertaba, de hecho, seguía con muchos ripios en la salida, con un Costa picante intentando aprovechar cada pelota. Los punteros tuvieron tres contragolpes, sin embargo no aprovecharon ninguno. Iván Morales, sobre todo, estaba poco fino.

Cuando el primer acto llegaba a su fin recién tuvo algo de trabajo Brayan Cortés, quien tuvo que repelar un remate de Gonzalo Espinoza en los 42’. Se fueron a descansar con ventaja para la visita.

Complemento movido
 

Valencia sabía que su equipo necesitaba más peso ofensivo si quería dar vuelta el marcador, es por ello que en el entretiempo dejó en la banca a Camilo Moya, para dar paso al creador Marcelo Cañete, con la idea de que le entregue asistencias a Joaquín Larrivey.

La idea al Huevito le resultó, porque en los primeros instantes de la parte inicial complicó a Colo Colo, con el Chelo Cañete moviendo los hilos en la mitad de la cancha, haciendo “jugar” a sus compañeros con pases filtrados.

Los azules estaban presionando gracias a la variante del ex Cobresal, y en su mejor momento se quedó con un jugador menos en la cancha, por la expulsión de Mario Sandoval en los 60’, quien le entró con plancha a Óscar Opazo, y Roberto Tobar puso la roja luego de ir a mirar el VAR.

Con uno más los albos volvieron a tomar el control de las acciones, y tuvieron tres aproximaciones, porque Gabriel Costa probó suerte, sin efectividad, de hecho, tras su último disparo tuvo que ser reemplazado, ya que sintió un “pinchazo” y pidió el cambio.

Los laicos no se rendían y querían al menos un descuento. El que más buscó fue Junior Fernandes, quien redebutó con los azules, y mandó un derechazo de media distancia que se fue por poco. En los contraataques los blancos eran peligroso, aunque estaba poco inspirado Morales, que erró varios goles cantados.

El líder del fútbol chileno manejaba el compromiso, sin embargo era incapaz de llegar al tercer tanto, el que finalmente apareció en los 84’, cuando luego de una jugada por la derecha la pelota le quedó a Ignacio Jara, que con un zurdazo rasante dejó sin opciones a De Paul.

¿Faltaba más? Claro, porque la U no se quería con las manos vacías y por fin pudo llegar a la red en los 87’, cuando Marcelo Cañete recogió un rebote tras un tiro libre y con un derechazo potente batió la resistencia de Cortés.

Colo Colo se aleja en la cima del Campeonato Nacional, al llegar a las 43 unidades y estira su supremacía ante la U, que data de 3.066 días.

About Post Author