General Iturriaga asumió como nuevo comandante en jefe del Ejército

Santiago, 9 marzo 2022. El Presidente Sebastian Piñera asiste a la ceremonia oficial del nuevo comandante en jefe del Ejército Javier Iturriaga del Campo en la Escuela Militar, tras la entrega del mando por parte del general de División Rodrigo Ventura. Jonnathan Oyarzun/Aton Chile

El general Javier Iturriaga del Campo asumió la tarde de este miércoles como nuevo comandante en jefe del Ejército en una ceremonia realizada en la Escuela Militar.

Desde el 2 de marzo pasado ocupó el cargo como suplente el general de División, Rodrigo Ventura, tras la renuncia del general (r) Ricardo Martínez, que dimitió tras haber sido citado a declarar por la ministra en visita de la Corte Marcial, Romy Rutherford.

Luego de que el Presidente Sebastián Piñera le hiciera entrega del collar de la Gran Cruz, y el sable original del brigadier José Miguel Carrera, símbolos propios de su nuevo cargo, Iturriaga se dirigió a las autoridades y uniformados presentes.

“Hoy asistimos a esta solemne ceremonia para ser testigos del cambio de mando de una de las instituciones más antiguas de la República, nuestro querido Ejército de Chile, la que ha sido fundamental en la formación y desarrollo de la patria, y que no solo ha participado en la configuración de nuestro territorio, sino que también ha contribuido en la formación de la cultura e identidad nacional, siendo factor permanente de unidad e integración a lo largo de toda nuestra historia”, dijo en primer lugar.

Remarcó que “con profunda emoción, y ante la presencia de las más altas autoridades del país e invitados especiales, así como frente a ustedes, soldados del Ejército de Chile, he recibido hace unos instantes de mano del Presidente de la República, los símbolos que representan la autoridad, el mando, y también la enorme responsabilidad que el cargo exige”

“En este solemne acto, asumo como comandante en Jefe del Ejército, y recibo este cargo con legítimo orgullo de soldado, pero a la vez con humildad, sobriedad, y muy consciente del compromiso que esto significa con nuestra patria”, manifestó.

Luego, expresó su agradecimiento “a su excelencia el Presidente de la República por la confianza en mi depositada. Al señor ministro de Defensa Nacional, por su constante apoyo y reconocimiento a todos los efectivos que estuvieron desplegados durante meses para controlar la pandemia, o los estados de excepción decretados el último tiempo”.

“También quisiera agradecer la presencia de las futuras autoridades de gobierno, en especial, a nuestra futura ministra de Defensa (Maya Fernández), quienes asumirán a partir del próximo 11 de marzo la conducción del país, y particularmente, la dirección de la Defensa Nacional”, reconoció.

Iturriaga destacó que “frente a ustedes, mis compatriotas y camaradas de armas, quiero señalar que me comprometo a poner todas mis capacidades, profesionalismo, sacrificio y patriotismo en el ejercicio de este cargo, el que exige un desempeño acorde a los principios y valores que sustentan nuestra profesión militar, el histórico prestigio de nuestro Ejército, y la estricta observancia de la normativa constitucional y legal vigente”

“En este momento de tanta significación, les pido que me permitan hacer un recuerdo de los 42 años que han transcurrido, desde que junto a un grupo de camaradas de generación, cruzamos los torreones de esta querida Escuela Militar, para iniciar un proceso de formación que nos llevaría, cuatro años más tarde, a ser nombrados oficiales de Ejército”, sinceró.

Prosiguió rememorando a sus compañeros: “Profundos sentimientos de gratitud me embargan hacia ellos, así como todos quienes me formaron en este instituto y en los diferentes cursos de requisitos y especialización. También, hacer un recuerdo de quienes sirvieron conmigo en las diferentes unidades militares: oficiales, suboficiales, soldados y empleados civiles, todos con una extraordinaria vocación y lealtad que me permitieron realizarme como soldado, y particularmente como comandante”.

“En ellos conocí el corazón de nuestro Ejército, siempre generoso, comprometido, valiente y profesional. Siempre dispuesto a desplegarse para ayudar a sus compatriotas y defender nuestra soberanía”, manifestó.

También tuvo palabras para su familia: “Indudablemente como toda persona, en estos momentos mis mayores afectos se dirigen a mi familia. Un emocionado recuerdo a mis padres, un saludo para ellos al cielo. Les debo mi formación valórica y todos los consejos que me ayudaron a transitar por la vida, y superar los desafíos que ella me fue presentando”.

“A mi querida esposa, a nuestras hijas, hijos, yernos y nietos, les expreso mi eterna gratitud por su infinito amor y comprensión en este largo camino que hemos recorrido juntos. Ustedes han sido siempre mi principal motivación, apoyo y complemento. El que siempre agradezco, porque un militar no se construye en la soledad, sino al amparo de sus seres queridos y el profundo amor a su país”, siguió.

Terminando sus homenajes, el comandante expresó que “hoy asumo el mando en jefe de un Ejército orientado a ser altamente operacional y disciplinado, con equipamiento moderno y una doctrina de empleados actualizada. Estos atributos son los que le permitirán, junto a la Armada y Fuerza Aérea de Chile, ser un instrumento efectivo y eficiente en su rol esencial, que es la defensa de la soberanía, del territorio, de sus recursos naturales, y de todos los ciudadanos que viven en esta hermosa tierra”.

“En el extranjero también disponemos de efectivos que, en sintonía con la política exterior de Chile, están aportando seguridad y paz en distintas regiones del mundo, en un trabajo que es reconocido regional y mundialmente, y que también contribuye al prestigio de nuestra institución y el país entero”, dijo.

En esa misma línea, manifestó que “estas notables capacidades, profesionalismo y disponibilidad que tiene el Ejército, se sustentan en muchos factores, pero sin duda tienen su mayor fortaleza en los miles de hombres y mujeres que dan forma y vida a nuestras unidades, en todo el territorio, y que a partir de hoy tendré el honor de comandar”.

“A todos ellos, que día a día se levantan para cumplir con su deber y con su juramento a la bandera, les envío mi reconocimiento y fraternal saludo, el que hago extensivo a sus familias. También les agradezco su compromiso y profesionalismo, y les transmito mi absoluto convencimiento de que juntos seremos capaces de cumplir todas las misiones que nos asignen, y superar los desafíos que nos presente el futuro”, instó.

Luego contó que su gestión estará enfocada en cuatro ejes: “Con el fin de llevar adelante esta misión que nos involucra a todos, y que se realiza sobre la base de lo hecho por mis antecesores, quiero señalarles que mi acción de mando estará sustentada en cuatro ejes principales. El primero de ellos estará enfocado en nuestro mayor y mejor capital: las personas. Buscará generar las mejores condiciones para que los hombres y mujeres del Ejército puedan desarrollarse profesional y personalmente, de modo que en el marco de nuestras necesidades, puedan vivir efectivamente su vocación de servicio a Chile”.

“Respecto de la integración y participación de la mujer, buscamos que esté plenamente integrada a todos los procesos institucionales, 
con las mismas condiciones, exigencias, requisitos, beneficios y carrera profesional que los integrantes masculinos, teniendo ellas un rol activo en todos los ámbitos de desempeño”, acotó.

Agregó también que “sobre la inclusión y no discriminación, el Ejército asumió el desafío de adaptarse a las tendencias actuales y emergentes, sin desnaturalizar su esencia. Por lo tanto, como principio fundamental, no discrimina arbitrariamente en ninguna de sus formas, siendo profundamente respetuoso de todo aquello que se sustente en el ordenamiento jurídico vigente”.

“El segundo eje estará centrado en el ejercicio del mando, con sentido humano en cada uno de los niveles, el que deberá estar inspirado en el respeto, la confianza y ejemplo personal de cada uno de los comandantes”, detalló.

El tercer punto expuesto “será el mantener y acrecentar el alistamiento operacional, necesario para que podamos cumplir nuestras tareas. Confluyen aquí todas las acciones que realiza el Ejército diariamente como son la educación, la instrucción, el entrenamiento, el soporte logístico, la salud, el bienestar, entre muchas otras”.

“El cuarto eje será la planificación estratégica.
 El proceso que está llevando a cabo el Ejército considera un desarrollo equilibrado y armónico en las diferentes áreas, con un necesario sentido de realismo y acorde a la situación que vive nuestro país”, manifestó.

Finalmente, se refirió a los procesos judiciales que afectan a la institución: “En las investigaciones judiciales en curso, y que afectan a integrantes de la institución en servicio activo o en retiro, seguiremos prestando con la mayor diligencia toda la información y colaboración que nos sea requerida”.

“El Ejército tiene un estricto apego a la Constitución y las leyes que nos rigen. Sabemos que el ejercicio de la noble profesión de las armas exige los más altos cánones de comportamiento individual, los que deben ser respetados y cumplidos desde el comandante en jefe hasta el último de los soldados”, remarcó.

Para terminar, hizo hincapié en que “seguiremos reforzando todas las medidas necesarias que aseguren la mayor eficiencia posible, en todos nuestros procesos operativos, que nos garanticen el mejor y correcto uso de los recursos públicos, y también que consoliden el proceder ético de todos los integrantes de la institución”.

About Post Author