30/05/2024

Vaticano expulsa a sacerdote por abuso sexual

La pena impuesta al Presbítero Ojeda Videla ha sido la dimisión (expulsión) del estado clerical, quedando «abierta la posibilidad para que el Presbítero apele a esta sentencia ante el Dicasterio de la Doctrina de la Fe».

La Congregación para la Doctrina de la Fe decidió expulsar del estado clerical al presbítero Mauro Ojeda luego de considerarlo culpable de abuso sexual, manipulación de conciencia y malversación de fondos públicos, delitos que fueron denunciados desde el año 2012 por el exseminarista Mauricio Pulgar ante el Obispado de Valparaíso.

Mediante un comunicado, el Obispado porteño indicó que «el día 31 de marzo de 2023 se ha notificado al Presbítero Mauro Ojeda Videla que el Dicasterio para la Doctrina de la Fe, después de un atento estudio de las actas de la causa, lo ha declarado culpable de los delitos que se le acusan, culminando así el proceso administrativo penal en su contra».

Agregan que «la pena impuesta al Presbítero Ojeda Videla ha sido la dimisión (expulsión) del estado clerical», quedando «abierta la posibilidad para que el Presbítero apele a esta sentencia ante el Dicasterio de la Doctrina de la Fe».

Al respecto, el denunciante Mauricio Pulgar criticó que en 2018 el proceso «quedara en nada» bajo la administración del ahora obispo emérito Gonzalo Duarte.

«Con mis compañeros declaramos entre el 2020 y el 2021 en (la reapertura) de ese proceso. En abril del año pasado se le encontró culpable y se envió la carpeta a Roma. Allí el Vaticano ratificó la culpabilidad y lo expulsó del sacerdocio», explicó Pulgar.

Asimismo, el denunciante criticó al actual obispo porteño, Jorge Vega, acusándolo de invisibilizarlos como víctima junto a los otros denunciantes y que no se les haya notificado formalmente de la sentencia, pues Pulgar aseguró que se enteraron por un comunicado que se les filtró desde el mismo Obispado.

Sin embargo, el afectado sostuvo que «al ser el tercer cura condenado (ya fueron condenados a la expulsión Jaime da Fonseca y Humberto Henríquez) hay una cierta tranquilidad de que nosotros nunca hemos mentido porque la iglesia siempre dijo que mentíamos».

Pulgar agregó que «el problema es que Mauro Ojeda se va a ir a la calle, el Obispado no le ha avisado a las comunidades de que él ya no es sacerdote, no se le ha sometido a ningún tratamiento siquiátrico… Entonces eso es complicado para nosotros porque cómo el Obispado no lo interna, algo para que no siga cometiendo daño. Pero que no tenga acceso a más niños en colegios, en seminarios, es una tranquilidad. Gracias a nosotros la iglesia tiene menos pedófilos», indicó la víctima.

Por su parte, el sacerdote Claudio Ortiz, vicario judicial de la Diócesis de Valparaíso, sostuvo que Ojeda «fue encontrado culpable de todos los delitos, se le comunicó esto al sacerdote y es propio del derecho a defensa que tiene cada persona el que se pueda apelar».

De esta manera, Ortiz agregó que «el abogado tiene 15 días para presentar la apelación y en este caso ya se presentó, lo que va directamente a Roma».

«Mientras esté la apelación se suspende la ejecución de la sentencia, por lo tanto lo instruido por la Congregación para la Doctrina de la Fe con respecto al presbítero acusado o sentenciado queda en suspenso hasta que la misma Congregación ratifique la sentencia dada o pida algún cambio», indicó el sacerdote Ortiz.