15/06/2024

Embalse Los Aromos recibió 24 millones de metros cúbicos gracias a recarga artificial de Esval

La conducción reversible operada por la sanitaria, aportó con un 70% al llenado que alcanzó este cuerpo de agua, permitiendo respaldar el suministro a más de 1 millón de habitantes durante la temporada estival.

Con cerca de 34 millones de m3 se encuentra a la fecha el embalse Los Aromos, lo que equivale al 96% de su capacidad. Esval afirma que con este hito, se respalda el abastecimiento de agua potable de más de un millón de personas del Gran Valparaíso, Litoral Norte y la Ligua por toda la temporada estival, en que el consumo aumenta un 20% en promedio respecto del resto del año y hasta 40% en la zona costera.

El gerente regional de la sanitaria, Alejandro Salas, afirmó que “este resultado no es sólo producto de las lluvias de la temporada pasada, sino también de una labor que incluye el trabajo mancomunado con las autoridades, juntas de vigilancia y regantes, para priorizar el consumo de las familias de la región. Pero principalmente, este gran logro se debe a la operación de nuestra conducción entre Los Aromos y nuestra planta en Concón, que elevó 24 millones de m3, es decir, el 70% del volumen almacenado actualmente”.

El sistema, que se puso en funcionamiento en 2021 con una inversión de $28 mil millones, es único en Sudamérica y posibilita el uso de la tubería con agua de la última sección del río Aconcagua antes de que llegue al mar, impulsándola al embalse. Durante la temporada de mayor demanda del suministro, permite inyectar agua directamente desde Los Aromos a la planta de producción.

“Previo a la instalación de esta tubería, el llenado del embalse se efectuaba sólo por las lluvias y el aporte superficial de los canales Waddington y Ovalle, logrando acumular solamente un 30% de su capacidad. Hoy, contamos con una robusta infraestructura que nos permite enfrentar el cambio climático, hacer más eficiente el sistema y contar con nuestro pulmón (Los Aromos) a máxima capacidad, logrando evitar el racionamiento en el Gran Valparaíso y Litoral Norte, y tener una reserva y autonomía de varias semanas, como pocas ciudades en Chile, en casos de turbiedad en el río”, comentó Salas.

Para este verano, en el que se proyectan temperaturas récord, con máximas que podrían superar los 40° al interior de la región, las fuentes continuarán exigidas y Esval ha preparado un equipo especial que monitorea las condiciones hídricas y planifica las obras y proyectos necesarios para enfrentar la sequía en el corto, mediano y largo plazo.

“La colaboración de todos los actores de la cuenca del Aconcagua es esencial para que este esfuerzo tenga un impacto significativo. Si bien el escenario actual y la disponibilidad de agua son mejores que en años anteriores, no significa que la sequía se haya superado. Muy por el contrario, seguimos trabajando para abordar el cambio climático y las nuevas condiciones que ello supone”, cerró Salas.